top of page

VISITANDO MI PASADO

Hace unos días en la mañana, mientras realizaba ejercicios de atención plena, mi mente aterrizo en el pasado, exactamente en un punto que a veces me muestra con más frecuencia que ignorancia sobre algunos momentos importantes. A veces volvemos a recordar momentos cruciales vividos tiempo atrás. Haciendo una pequeña reflexión del porqué de aquel acontecimiento. En este caso, estaba tomando una decisión relevante y casi de inmediato.

A continuación, les hago saber una reflexión previa:

“Nuestras experiencias han de ser un medio de aprendizaje y no de freno”

Lo que me mostraban mis pensamientos me estremeció. Aunque experimenté una emoción tan intensa hace más de 20 años, reconozco que apenas pude escuchar el altavoz de la última llamada de salida del avión en el aeropuerto, fue como revivir aquel instante por segundos. No estoy muy segura o mejor dicho, no estoy al 100 % segura de cómo llego ese pensamiento ahí, cuando las respuestas o soluciones que estaba buscando eran mucho más simples. Pues al cabo de un tiempo me di cuenta de que aquello que me invadió por completo, se llama miedo o temor. Mi experiencia pasada estaba llena de incertidumbre, de aventura y esperanza. «Lo desconocido nos produce miedo», respondí. Tuve un pensamiento que me mostró que el miedo puede hacernos quedar inmóviles.

Después de pensar y no entender bien lo que significaba este pensamiento, eureka di con la conexión con el momento decisivo de mi vida, de entonces y de hoy en día. Sí, bajé a la tierra como suelo decir de manera coloquial - y ahora estoy en el momento actual. Y me percaté de que todo lo que he aprendido después de ese día y de aquella decisión de hace 20 años. Me mostraba ante mí la gran aventura que fue tomar aquel avión.

A veces, la mente nos brinda pistas de sucesos con sensaciones similares que hacen que esos momentos vividos se activen a través de recuerdos. Pero es importante decidir qué hacer con esa información, ya que solo es información. Nuestra mente nos protege, es su obligación, a veces lo hace mediante pensamientos que detonan grandes cargas de emociones que nos hacen confundir el pasado y el presente. Posteriormente, en un instante específico, expresé mi gratitud a mi mente por haber desempeñado de manera diligente su labor.

PD: Tomé la decisión de elegir y la vida me brindará, a través de nuevos aprendizajes, las consecuencias de mi elección. A veces, la incertidumbre es como un precipicio que, cuando se observa, puede dar vértigo. No sabes qué vivirás después si no corres el riesgo de lanzarse.

¿Te animas a contar alguna experiencia similar?





24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

コメント


bottom of page